Cómo aprender a aceptar nuestros defectos

Aceptar nuestros defectos puede llegar a ser una tarea un tanto compleja. La mayoría de las personas estamos acostumbradas a poner más atención en nuestros defectos que en nuestras virtudes. Pero, ¿por qué sucede esto? En este artículo te lo contamos, para que así puedas aceptar tus aspectos negativos e integrarlos a tu vida.  

La percepción que tenemos de nosotros mismos

Si una persona se nos acercara de un momento a otro y nos preguntara cuáles son nuestros defectos, posiblemente se nos vendrían muchas ideas a la cabeza. Algunas personas contestarían que tienen muchos defectos, mientras que otras, con gran orgullo, dirían que no tienen ninguno.

Ahora bien, estas últimas personas estarían mintiendo, ya que todos tenemos defectos. Todos nosotros tenemos algo que nos afecta y que nos causa inseguridad, vergüenza o temor. Puede ser un defecto físico o emocional. Una cicatriz, un lunar, ser tímidos, ser impulsivos, ser impacientes…la vida está llena de defectos. Pero el problema no son los defectos en sí mismos, sino la manera en que estos influyen sobre nosotros.

En primer lugar, debemos de comprender que la mayoría de las personas cataloga como “defecto” a algo que en realidad no lo es. Existen rasgos de la personalidad que en muchas ocasiones son considerados como algo negativo, defectos, pero que en realidad no lo son. El problema aquí, para por la aceptación y la autoestima de la propia persona.

Esos kilos de más, esa baja estatura, esas pecas en la cara, esa forma extraña de la nariz… ¡no son defectos! Se trata de rasgos naturales de nosotros mismos, los cuales deben de ser aceptados e integrados con normalidad, siempre y cuando la persona tenga una autoestima saludable.

De hecho, considerar estos rasgos físicos como defectos es algo muy peligroso, ya que algo que es sumamente normal pasa a encubrir lo que verdaderamente no lo es. Los defectos que nosotros inventamos, en muchas ocasiones ocultan nuestros verdaderos defectos: la pereza, el egoísmo, la irresponsabilidad, la soberbia…esos si son verdaderos defectos.

Consejos para aprender a aceptar nuestros defectos

Nuestra verdadera grandeza como seres humanos es el hecho de aprender a aceptar nuestros defectos, para así poder convivir saludablemente con ellos cada día. En primer lugar, debemos de recordar que, así como tenemos defectos, también tenemos virtudes. De hecho, las virtudes siempre suelen ser más que los defectos, pero en la mayoría de las ocasiones no somos capaces de percibir este hecho.

Lo primero que debemos de hacer, a la hora de tratar nuestros defectos, es identificarlos. Piensa: ¿qué es lo que más te molesta de ti mismo? Incluso puedes crear una lista que incluya todos tus defectos (los verdaderos), para así luego comenzar a analizarlos uno por uno, y ver cómo los puedes mejorar.

Siempre hay algo que podemos hacer. Si eres una persona muy parlanchina, que habla mucho, deberás trabajar en el control de tu impulso a la hora de hablar. Por otra parte, si tu problema es que eres una persona demasiado tímida, puedes ponerte pequeñas metas diarias o semanales, en las que fomentes tu capacidad de expresión con otros.

La costumbre de patologizar cualidades y rasgos normales

A la hora de analizar nuestros defectos, es importante recordar que las personas somos diferentes las unas de las otras. Existen rasgos de nuestra personalidad que simplemente son característicos de nosotros mismos, y que no necesariamente representan un defecto. Hay personas un poco tímidas, miedosas e inseguras, y eso no significa que tengan un problema a superar.

Como lo mencionábamos anteriormente, las características físicas de cada persona tampoco pasan a considerarse como verdaderos defectos, por lo que tampoco valdrá la pena concentrarse en este tipo de detalles. Pero, si estos no son defectos, ¿cuáles lo son?

Un defecto es algo que nos causa daño a nosotros mismos o a las personas de nuestro alrededor. La envidia, la soberbia, los celos, la intolerancia, el pesimismo y muchas otras actitudes negativas de este tipo, pasan a considerarse como verdaderos defectos en nuestra visa. Si existe un rasgo de actitud que siempre logra desestabilizarte o ponerte de malas, a ti o a las personas con las que te vinculas a diario, ya sabes que ese es un defecto.

La importancia de la auto-aceptación

La mayoría de nuestros rasgos físicos o emocionales que nos causan desagrado, pero que no son considerados como verdaderos defectos, pueden solucionarse mediante el aumento de nuestra autoestima. De hecho, no se trata tan solo de autoestima, sino más bien de auto-aceptación.

La auto-aceptación es lo que determina que me acepto a mí mismo, sin importar lo que opinen los demás. Este concepto nos permite amarnos y aceptarnos de tal manera, que ningún factor externo puede interferir en nosotros. Las personas que viven de esta manera son las más felices, ya que no viven para satisfacer a nadie, sino únicamente a sí mismas.

Es más, Albert Ellis, creador de la terapia racional emotiva conductual, estableció esta dimensión como el pilar de su enfoque, enmarcándola de la siguiente manera: “Autoaceptación es aprender a querernos de forma plena y sin condiciones aceptando todo lo que somos. Es validar cada aspecto de nuestro ser y también de nuestro comportamiento. Es saber concedernos consideración, respeto y su amor.”

Muchas personas, en lugar de trabajar en sus supuestos defectos, deberían de trabajar en su propia auto-aceptación”.

Por otra parte, las personas que sí padecen de defectos verdaderos deben de aprender a tener la humildad suficiente para así derribar esas barreras actitudinales que causan tanto daño a sus vidas y a las vidas de las demás personas. El trabajo de cambiar actitudes no es sencillo, pero una vez que se empieza todo se hará más simple.

Existen cientos de terapias, ejercicios y técnicas que pueden ayudarnos a mejorar nuestro comportamiento o a cambiar ciertas actitudes. Si crees que debes de trabajar en ello, ponte en marcha y comienza a hacerlo hoy mismo. Te aseguramos que tu vida cambiará por completo.

¿Por qué no nos gusta escuchar nuestra voz?

¿Te has escuchado en una grabación y has pensado que tu voz es desagradable? ¡Tranquilo! A casi todos nos pasa. La mayoría de las personas, al escuchar su voz en una grabación, experimentan una sensación de desagrado e incluso de vergüenza. En este artículo te contamos por qué no nos gusta escuchar nuestra voz.

Por qué no nos gusta escuchar nuestra voz: dos explicaciones

Hoy en día, con el avance de las nuevas tecnologías, es normal que escuchemos nuestra propia voz de manera recurrente en grabaciones y videos. Sin embargo, al escuchar el sonido de nuestra voz experimentamos una extraña sensación de desagrado. Pensamos que la voz que escuchamos en la grabación no se compara en nada con nuestra voz real.

Pero, ¿a qué se debe esta extraña sensación? La respuesta viene por medio de dos vías: la física y la psicología. En primer lugar, debemos de comprender que cuando escuchamos nuestra voz de manera natural, al hablar, estamos escuchando un sonido que se origina en nuestro interior, desde nuestras cuerdas vocales. Esto significa que nuestro cerebro capta el sonido desde el interior de nuestro organismo.

Pero eso no es todo, al hablar, el cerebro también interpreta a nuestra voz como algo que procede desde el exterior. Se trata de una combinación de dos frecuencias: una interna y otra externa.

  • Vía interna: Las ondas sonoras emitidas por las cuerdas vocales llegan al sistema auditivo por reverberación a través del cráneo. Esto significa que nos oímos “por dentro”. Además, el cerebro capta el sonido en una tonalidad más baja, por lo que lo percibimos como más grave de lo que realmente es.  
  • Vía externa: Nuestro cerebro interpreta el sonido de nuestra voz como cualquier otro sonido proveniente del exterior.

Luego de lo anteriormente expuesto, podemos llegar a comprender que nuestro sistema auditivo realiza un trabajo fantástico a la hora de interpretar las ondas sonoras procedentes de nuestras cuerdas vocales. El cerebro debe de combinar dos frecuencias, la interna y la externa. Esto hace que percibamos nuestra voz un tanto más grave de lo que realmente es.

En las grabaciones y audios, solemos escuchar nuestra voz un tanto más aguda y distorsionada. Es por este motivo que no nos gusta escuchar nuestra voz si no es de manera directa.

Relación entre sonido y autoconcepto

Más allá de la física, también existe una explicación psicológica que nos puede llevar a comprender por qué no nos gusta escuchar nuestra voz.

Lo primero que debemos de recordar es que la percepción de nuestra propia voz es un componente esencial en la formación de nuestro autoconcepto. Las experiencias sensoriales que tenemos acerca de nosotros mismos son fundamentales a la hora de desarrollar nuestra propia manera de concebirnos.

Esto explica el hecho de que, cuando nuestro propio cerebro interpreta nuestra voz en un audio, de inmediato experimentará una sensación de rechazo. Por eso la sensación de “así no suena mi voz realmente”. Nuestro cerebro no puede concebir cómo nuestra voz suena de manera tan distinta en comparación con lo que él mismo percibe cuando hablamos.

Además, si otras personas verifican que nuestra voz del audio coincide realmente con nuestra propia voz, la sensación de desagrado aumentará aún más.

Notas de voz en épocas modernas

En la actualidad, y debido al avance de la tecnología, las personas pueden escuchar cotidianamente su propia voz desde audios y videos Este hecho ha tenido una gran influencia en la percepción colectiva acerca de la propia voz.

A continuación te mostramos una pequeña cronología que muestra cómo se ha desarrollado colectivamente la percepción de la propia voz a través de los años:  

  • Un estudio realizado en 1967, en el cual se expuso a un gran número de personas ante distintos estímulos de ondas sonoras, demostró que tan solo el 38% de los participantes podían identificar su propia voz procedente de grabaciones.
  • En 2010, otro estudio que comparaba la velocidad de auto-reconocimiento por vía visual y auditiva, demostró que el porcentaje de participantes que reconocía su propia voz proveniente de grabaciones externas era de un 90%.
  • En cuanto a la sensación de desagrado al momento de escuchar nuestra propia voz en notas de audio, un estudio realizado en 2013 demostró que si previamente se le avisa a la persona que va a estar expuesta al sonido de su propia voz, la sensación de desagrado disminuye.

No cabe duda alguna de que nuestro cerebro es uno de los sistemas más complejos y fascinantes del Universo mismo. Estudiar la percepción de nuestros propios estímulos sensoriales es algo realmente fascinante.  Si después de leer este artículo aún no consigues sentir agrado al momento de escuchar tu propia voz, debes de saber que existen muchas técnicas y ejercicios que te permitirán sentirte identificado con tu propia voz cuando esta procede de una fuente externa.

Conflictos familiares en vacaciones: ¿cómo resolverlo?

Las vacaciones suelen ser el momento más anhelado de todo el año. En este tiempo nos dedicamos tan solo a descansar y a compartir tiempo con los nuestros. Pero, ¿qué sucede cuando surgen conflictos familiares en vacaciones? En este artículo te contamos por qué se originan este tipo de conflictos y cómo hacerles frente.  

Conflictos familiares en vacaciones

Las personas nos comportamos de manera distinta durante las vacaciones. Esto sucede debido a que en este tiempo no tenemos responsabilidades ni trabajos. Las vacaciones son solo para descansar y pasarla bien, aun si nos quedamos en casa.

Pero, ¿por qué existen conflictos familiares en vacaciones? Algunas familias están acostumbradas a convivir muy poco. El trabajo, la escuela y las demás actividades, hacen que prácticamente los miembros de la familia no compartan tiempo juntos. Ahora bien, cuando llegan las vacaciones esto cambia.

Pasar demasiado tiempo con otras personas siempre puede ser algo que de origen a conflictos. Los conflictos familiares en vacaciones son muy comunes. En vacaciones no tenemos nada en que pensar, por lo que solo nos dedicamos a interactuar con los otros. Si crees que tu familia es de las que genera conflictos cuando están de vacaciones, a continuación te mostramos 4 estrategias para que puedas cortar de raíz con este tipo de inconvenientes familiares.

Establecer nuevas dinámicas

Como lo hemos mencionado anteriormente, durante las vacaciones los horarios y tareas de cada miembro de la familia cambian. Si todos se quedan en casa durante vacaciones, será necesario que las tareas del hogar sean repartidas. Así mismo, si se planea ir de viaje, también será necesario repartir las responsabilidades.

Si todos colaboran en algo será más difícil que los conflictos aparezcan. Es muy necesario el hecho de dejar bien en claro cuáles serán las tareas y responsabilidades de cada miembro de la familia durante el periodo de vacaciones.

Pasar tiempo a solas para evitar los conflictos familiares en vacaciones

Si bien es verdad que durante las vacaciones pasamos más tiempo con nuestros seres queridos, esto no significa que tengamos que pasar las 24 horas del día con otras personas. Durante este tiempo también es necesario reservar momentos para estar a solas y realizar actividades que nos sean placenteras como lo pueden ser leer un libro, escuchar música, meditar, hacer ejercicio, entre otras muchas más.

Mantener una buena actitud

Nuestra actitud lo es todo. A cada minuto tenemos la capacidad de decidir cuál será nuestra reacción a cierta acción. En vacaciones familiares, donde pasamos mayor tiempo con otras personas, necesitaremos cultivar nuestra paciencia y empatía con los demás. De esta manera evitaremos discutir por cualquier pequeño detalle. Recuerda que las vacaciones son para que puedas relajarte y disfrutar.

Si nuestros hijos derraman helado sobre la cama, o si nuestra pareja se tarda en arreglarse para salir a cenar, no debemos de alarmarnos. Estos son solo pequeños detalles que no causarán mayores inconvenientes.

Dialogar y negociar

Por último, la capacidad de dialogar y de negociar también resulta ser crucial a la hora de evitar conflictos familiares en vacaciones. Durante estos tiempos de descanso será normal que algunos miembros de la familia quieran realizar cierta actividad y que otros miembros opten por otra. En estos casos, la capacidad de negociar será fundamental.

Recuerda que las vacaciones son momentos en los que debemos de pasarla bien, sin discutir ni agredir a nadie. Si mantienes una buena actitud durante tus vacaciones, te aseguramos que nadie podrá arruinártelas.

Si en otros años has padecido de conflictos familiares durante las vacaciones, puede que ya sea hora de entablar un diálogo con tu familia, para así ponerse de acuerdo en ciertas temáticas. Recuerda que tu actitud y tu capacidad de comprensión serán tus armas más poderosas a la hora de generar un buen vínculo con las demás personas.  

El amor por los animales: ¿de qué depende y cómo nos afecta?

Los animales traen compañía y felicidad a nuestras vidas. Estos seres han llegado al mundo con un único propósito: hacernos más felices. Sin embargo, existen personas que no logran establecer una conexión amorosa con estos seres. ¿Por qué sucede esto? A continuación te contamos todo lo que tienes que saber acerca de la conexión y el amor por los animales.

¿Cómo se origina el amor por los animales?

En los últimos tiempos, las personas han comenzado a amar y respetar más a los animales. Las distintas sociedades del mundo han impuesto reglas y normas, para que así nadie pueda dañar a estos seres tan especiales. Las personas somos cada vez más conscientes de que los animales son dignos de nuestro respeto y cariño. Incluso, algunas personas llegan a desarrollar mejores vínculos con animales que con otros seres humanos.

Sin embargo, hay quienes aún no logran sentir esa empatía por estos compañeros del reino animal. Algunas personas no considerarían, bajo ninguna circunstancia, tener una mascota en casa. Pero, ¿a qué se debe realmente esta actitud?

Características de los animales

Históricamente, los animales han sido una importante compañía para el ser humano. Desde la caza a la domesticación, nuestro vínculo con estos seres siempre nos ha llevado a empatizar con ellos, y a tenerlos cada vez más en consideración. Hoy en día, millones de personas alrededor del mundo adoptan animales, para brindar así todo su amor y admiración a estos maravillosos seres.

Una investigación, llevada a cabo por la Northeastern University, demostró que las personas somos más capaces de sentir compasión por los animales que por los miembros de nuestra propia especie. Una de las razones que podría explicar este hecho es que los animales, al carecer del sentido de la razón, no poseen capacidad de engaño, manipulación o cualquier otro acto de maldad. Son seres puros y bondadosos por naturaleza.

Rasgos de personalidad

Las personas que suelen sentir compasión y admiración por los animales, mantienen una serie de cualidades en común. Se trata de seres sensibles, solidarios y con un gran sentido de la justicia. Son personas nobles y bondadosas.

Por el contrario, algunos estudios han demostrado que las personas que no sienten afecto o empatía por los animales, son las que mantienen una mayor tendencia a desarrollar desordenes psicológicos y emocionales. Suelen ser personas egoístas, narcisistas y violentas.

Historia personal

No podemos dejar de lado la historia que cada persona ha vivido en torno a los animales. Una persona que ha crecido con mascotas en su hogar, tenderá a apreciar a estos seres. Por otra parte, aquellos quienes hayan atravesado algún hecho desafortunado con estos seres, o bien que sus progenitores lo hayan hecho, pueden llegar a demostrar un cierto desprecio por ellos.

¿Cómo nos afecta el amor por los animales?

El escritor francés Anatole France, lo afirma de una manera muy simple: “hasta que no hayas amado a un animal, parte de tu alma permanecerá dormida”. Y es que el vínculo que podemos llegar a crear con estos seres en completamente único, enriquecedor y beneficioso para nuestra vida.

Algunos de los beneficios de tener animales en casa, son los siguientes:

  • Al convivir con animales nos convertimos en personas más justas, solidarias y sensibles.
  • El amor por los animales, y convivir con estos seres, ayuda a mejorar nuestra salud: disminuye la tensión arterial, el estrés y la depresión.
  • Las personas que conviven con animales cuentan con un mayor nivel de bienestar emocional. Son más felices.

Sin embargo, la convivencia con estos seres tan especiales también tiene su lado negativo. Algunas personas con dificultades de relacionamiento social pueden tender a buscar en sus mascotas lo que tendrían que buscar fuera de casa. Estas personas suelen refugiarse en sus animales, para así no buscar ayuda para tratar sus problemas.

Por otra parte, cuando el amor por los animales es excesivo, algunas personas pueden tener a acumular a estos seres dentro de casa, perjudicando así la convivencia tanto para ellos mismos como para los propios animales. Cabe recordar que todo tiene un límite.

El amor por los animales puede llegar a traer grandes beneficios para nuestra vida, siempre y cuando sepamos actuar de manera consciente. Las personas que no empatizan con estos seres, simplemente pueden ignorarlos, sin necesidad de agredirlos o molestarlos.

4 ejercicios para conectarse con uno mismo y con la naturaleza

La conexión con uno mismo resulta ser algo crucial. Si nuestra mente, cuerpo y alma no se encuentran alineados, nuestra vida será un completo caos. En esta guía te mostramos 4 simples ejercicios para conectarse con uno mismo y con la naturaleza. Te aseguramos que, después de realizar estas actividades, te sentirás completamente pleno y relajado.

El poder de la naturaleza a la hora de conectarse con uno mismo

La naturaleza envuelve un gran poder en su interior. Es por este motivo que las personas que viven cerca de espacios naturales suelen sentirse más plenas y felices. Los espacios verdes y naturales, como los son los ríos, campos, playas, montes y praderas, generan una particular sensación de bienestar.

La naturaleza representa todo lo opuesto a nuestra sociedad moderna, en donde la competitividad y el trabajo nos generan grandes niveles de estrés y ansiedad. Cuando estamos en un parque o en una playa, solemos sentirnos tranquilos y seguros, porque sabemos que no existe nada que nos pueda perturbar. Es por este motivo que, al irse de vacaciones, la mayoría de las personas siempre suelen escoger lugares naturales.

La importancia de aprender a conectarnos con nosotros mismos

La vida cotidiana puede llegar a generarnos un gran nivel de disconformidad con nosotros mismos. Lo primero que debemos de hacer, para recuperar nuestra energía física y mental, es dejar que nuestra mente descanse. Para lograr esto, la mejor opción será recurrir a la desconexión que la naturaleza nos garantiza.

Pero, ¿realmente sabemos cómo desconectarnos y relajarnos, cuando nos encontramos en sitios naturales? A continuación te mostramos 4 ejercicios para conectarse con uno mismo, a través del poder de la naturaleza.

Entiende la necesidad de la conexión

Lo primero que debes de hacer es ser consciente de la necesidad de conectar con la naturaleza. Estos espacios se encuentran libres de contaminación, y son capaces de brindarnos altos niveles de bienestar y relajación. Comprende lo importante que resulta ser esto para tu propio bienestar.

Ponte en real contacto con la naturaleza

Para conectar la naturaleza no basta con que simplemente toques una planta. Intenta trasladarte a un lugar completamente natural, como lo puede ser un parque, una montaña o un río. Una vez que estés allí, simplemente cierra tus ojos y respira muy profundo, enfocándote siempre en pensamientos positivos.

Además, también es importante que intentes comprender el ambiente que te rodea: ¿conoces las variedades de plantas que hay allí?, ¿conoces los animales que viven en dicho espacio?, ¿cuál crees que será la altura de esos inmensos árboles? Intenta fundirte con el sitio natural en el que te encuentras.

Camina descalzo

Si el clima y el espacio te lo permiten, intenta conectar verdaderamente con la naturaleza. Quítate tus zapatos, y date la oportunidad de sentir las hojas, las piedras y la arena debajo de tus pies. Cierra tus ojos y simplemente siente todo lo que hay debajo de ti. Además, usa tu olfato para complementar la experiencia. Te aseguramos que te sentirás completamente relajado y fascinado.

Conócete

La naturaleza también nos da el poder de conocernos a nosotros mismos. Cuando estés atravesando por uno momento difícil en tu vida, o cuando tengas un día triste, simplemente dirígete a un lugar natural para poder pensar y reflexionar un poco. Te aseguramos que te sentirás más tranquilo, y podrás aclarar tu mente de una manera más rápida.

Estos 4 sencillos ejercicios te serán de gran utilidad a la hora de conectarte mejor contigo mismo. El poder de la naturaleza es capaz de aumentar nuestra autoestima y seguridad. Se trata de una terapia altamente beneficiosa, la cual es completamente gratuita. Si realizas estos ejercicios de cada día, podrás notar como tu salud física y mental mejora poco a poco.

No puedo encontrar pareja: ¿a qué se debe?

Hay personas que disfrutan al máximo del hecho de estar solos y sin pareja. Ahora bien, otras personas desean compartir su día a día con alguien más, pero esto parece ser un desafío casi imposible. Si eres de los que continuamente afirman “no puedo encontrar pareja”, debes de saber que seguramente existan creencias disfuncionales que te están impidiendo encontrar a la persona de tus sueños. A continuación te hablamos sobre este tema.

¿Por qué no puedo encontrar pareja?

Existen personas que han adoptado la soltería como un estilo de vida, y que verdaderamente disfrutan de convivir a diario consigo mismas. Esto es algo muy saludable, siempre y cuando el hecho de estar soltero sea una decisión propia. Si una persona se encuentra soltera, y desea compartir su vida con alguien pero no logra encontrar a una persona indicada, puede que esto se deba a distintos tipos de creencias disfuncionales.

En primer lugar, debemos de destacar que cada situación mantiene sus propias particularidades. Hay personas que simplemente no sienten atracción por nadie de su entorno, hay otras que no logran establecer una conexión emocional con la otra persona, y otras que simplemente inician la relación, pero de inmediato algo comienza a salir mal.

Sea cual sea el caso, en toda situación se repite un mismo pensamiento: “la vida está en mi contra”, o “tengo muy mala suerte en el amor”. Pero, ¿y si te dijéramos que eres tú mismo el creador de tu propia realidad? Esto significaría que también eres tú el que sabotea sus propias relaciones amorosas.

Las creencias que sabotean tus intentos de tener pareja

Si eres de los que constantemente suelen pensar “no puedo tener pareja”, debes de saber que quizás eres tú mismo el que está bloqueando esta capacidad en tu vida. Para explicar esto, establezcamos una comparación entre los seres humanos y los ordenadores (computadoras). Las creencias serían tu software, las programaciones que guían tu comportamiento en el día a día. Esta programación se ha ido instalando en ti desde el propio momento de la gestación, siendo reforzada por episodios de la infancia y de otras etapas de tu vida.

Esto significa que, aunque no lo percibas, tu subconsciente ya tiene su propia manera de controlar tus propias acciones, pensamientos y comportamientos. Lo que piensas acerca de ti mismo, de los demás y de la vida misma, es algo que ya se ha programado hace mucho tiempo en tu inconsciente.

Sin embargo, si estas creencias no son las más adecuadas, es probable que mantengas ciertas dificultades a la hora de alcanzar el éxito en distintas áreas de tu vida. Las personas que suelen pensar “no puedo tener pareja”, por el hecho de que todas sus relaciones siempre han fracasado, probablemente mantengan una programación mental que las lleva a fracasar en este ámbito de su vida.

Creencias disfuncionales que no te permiten encontrar pareja

Existen una serie de creencias sobre ti mismo que pueden estar bloqueando el ámbito sentimental en tu vida. Veamos a continuación cuales son estas creencias disfuncionales:

No soy suficiente

La autoestima resulta ser muy importante a la hora de encontrar pareja. Una persona que considere que no vale lo suficiente como para que otra persona se fije en ella, probablemente se comportará de manera insegura y distraída, consiguiendo así que verdaderamente nadie se acerque.

Es por este motivo que, aunque suene a tópico, para querer a alguien más primero debemos de queremos a nosotros mismos. ¿Quién podría ver la belleza en nosotros, si primero no la reconocemos nosotros mismos?

Nadie es suficiente para mí

Así como hay personas que no se aceptan a sí mismas, también hay otras que no son capaces de aceptar al otro. Para estas personas, todas las parejas tendrán algún tipo de defecto. Y es que verdaderamente la perfección no existe. Si somos demasiado exigentes a la hora de escoger a nuestra pareja, probablemente terminemos por quedarnos solos.

Debemos de reconocer que, así como nosotros no somos perfectos, los otros tampoco lo son. Aun así, las personas pueden establecer vínculos sentimentales a pesar de la imperfección.

No podré soportar otro engaño

Muchas personas temen a tener una nueva pareja simplemente porque un viejo amor del pasado las ha traicionado. Debemos de comprender que el hecho de que alguien nos haya sido infiel no quiere decir que todas nuestras futuras parejas también se comportarán de la misma forma con nosotros. Cada persona es distinta y única, y todos somos capaces de encontrar a alguien que verdaderamente nos ame y nos respete.

Todos/as son iguales

Las generalizaciones nunca suelen traer nada positivo. Las personas somos diferentes, y por más que parezca lo contrario, no lo es. El mundo está lleno de seres humanos distintos los unos de los otros, por lo que te aseguramos que en algún rincón del planeta existe alguien que está esperando tu llegada.

Si bien puede que el modelo de relación con tus padres o con tus parejas anteriores te lleve a pensar que todas las personas son iguales, debes de comprender que esto es tan solo una creencia errónea, que puede ser modificada.

Tengo que darlo todo de mi/ no tengo que dar tanto de mi

Cuando nos implicamos emocionalmente al 100% con nuestra pareja, corremos el riesgo de olvidarnos de nosotros mismos, en el intento de complacer al otro. Por otra parte, cuando estamos en pareja no debemos de concentrarnos tan solo en nosotros mismos. Ambos extremos son negativos. Una relación sentimental implica negociación, equilibrio, cariño y aceptación.

¿Crees que alguna de estas 5 creencias esté afectando tus vínculos de pareja? Si es así, ponte en marcha ya mismo para cambiar tus programaciones mentales. Si bien no será un trabajo sencillo, te aseguramos que el primer paso, de identificar el problema, es el más

Ansiedad social y nuevas tecnologías: el problema de las videollamadas

La llegada de la pandemia por COVID-19 ha hecho que muchas personas se vean obligadas a realizar teletrabajo. Las personas que padecen de ansiedad social, pueden llegar a sufrir enormemente a la hora de realizar videollamadas. Hoy te hablaremos del vínculo entre la ansiedad social y las nuevas tecnologías.

Cómo se manifiesta la ansiedad social en el uso de las nuevas tecnologías

Si bien podríamos llegar a pensar que las nuevas tecnologías podrían haber disminuido la ansiedad social de las personas que sufren de este padecimiento, actualmente nos hemos encontrado con que la exposición al realizar videollamdas también podría desencadenar grandes niveles de malestar y angustia, en algunas personas.

Si bien ya no estamos interactuando cara a cara con el otro sí lo estamos haciendo mediante cámara y video. Las personas que realizan videollamadas, y padecen de ansiedad social, suelen estar constantemente al pendiente de su postura, de sus gestos faciales, y de la reacción de los otros participantes. Este excesivo control podría llegar a generar grandes niveles de ansiedad y estrés.

La fobia social puede manifestarse también en llamadas y videollamdas. Las personas que padecen de este trastorno pueden llegar a sufrir gravemente la interacción con otras personas, mediante las nuevas tecnologías. De hecho, estudios como los realizados en la Universidad de Dalhousie (Canadá), nos indican que los niveles de ansiedad social de la población han aumentado de manera exponencial en los últimos tiempos.  

Más precisamente, se ha llegado a establecer que cerca del 36% de la población joven mundial padece de este trastorno. El temor persistente de ser juzgado y observado por otros, suele causar graves daños emocionales y psicológicos en las personas que padecen de fobia social. Quienes pensaron que las nuevas tecnologías podrían llegar a disminuir este tipo de ansiedad, se han equivocado.

Síntomas de fobia social en las nuevas tecnologías

Las personas que padecen de ansiedad o fobia social, suelen tomarse muy enserio cualquier tipo de comentario o actitud negativa hacia ellos. Por lo general, estas personas son las que suelen proyectar, en redes sociales, una imagen distorsionada de su propia vida, ya que no consideran que su imagen real pueda llegar a satisfacer a los demás.

Y el problema radica justamente en esto: las personas con ansiedad social temen no poder satisfacer a los otros. Es por este motivo que, para tratar este trastorno, siempre será recomendable trabajar en la mejora de la autoestima y autopercepción.

A la hora de utilizar las nuevas tecnologías, las personas con ansiedad social pueden llegar a manifestar los siguientes síntomas:

  • Temor a recibir llamadas: Con tan solo sonar el teléfono, estas personas pueden comenzar a angustiarse o preocuparse de manera desmedida.
  • Temor a interactuar mediante videollamadas: Este fenómeno conocido como “fatiga por zoom”, suele manifestarse cuando la persona siente temor y nerviosismo a la hora de interactuar mediante videollamadas.

Algunas personas pueden llegar a experimentar mareos, malestares digestivos, sudoración e incluso taquicardias, momentos antes de realizar videollamadas. Esto representa un problema verdaderamente grave si tenemos en cuenta que el teletrabajo exige una constante exposición mediante este tipo de tecnologías.

¿Cómo tratar este tipo de situaciones?

Ansiedad social y nuevas tecnologías, son dos frases que van de la mano. Cada vez son más las personas, principalmente los jóvenes, que sufren debido a este tipo de exposiciones digitales. Es por esto que a continuación veremos una serie de pautas, mediante las cuales podremos tratar este tipo de problema.

Trabajos de investigación, como los realizados en la Universidad Goethe de Frankfurt (Alemania), indican que la terapia cognitiva puede contribuir en mucho a la hora de hacerle frente a la ansiedad social. Dicho esto, las pautas que podrían utilizarse para combatir este tipo de trastorno, serían las siguientes:

  • Eliminar las denominadas conductas de evitación.
  • Trabajar con estrategias de relajación.
  • Reestructuración cognitiva (modificar los patrones de pensamiento distorsionados que llevan al sufrimiento emocional, el bloqueo y la frustración).
  • Optimizar el funcionamiento psicosocial de la persona.
  • Mejorar hábitos de vida.

Así mismo, es importante que las personas que padecen de ansiedad social tengan el valor para solicitar ayuda, para así poder tratar el padecimiento. La fobia social puede generar un gran desgaste cognitivo y emocional, en quienes la padecen. Si no se toman medidas, los daños pueden llegar a sr irreparables.

Teoría de la autofocalización: ¿cuáles son las causas de la depresión?

La depresión o trastorno depresivo, es una alteración emocional que puede llegar a perjudicar gravemente la vida de las personas que la padecen. Existen muchas teorías que intentan explicarnos cuáles son las causas de la depresión. La teoría de la autofocalización, de Lewinsohn, es una de ellas. Veamos a continuación qué es lo que nos propone esta teoría.

Las causas de la depresión: teoría de autofocalización de Lewinsohn

Esta teoría de origen cognitivo-conductual pone su atención en una serie de sucesos, los cuales podrían explicar las causas de la depresión. Pero además de intentar darle un sentido al origen de este trastorno, este modelo de pensamiento, desarrollado por Lewinsohn, P.M. en 1985, busca también explicar el mantenimiento y el agravamiento de la depresión.

La teoría de la autofocalización propone que que la depresión se origina debido a una serie de factores ambientales antecedentes.  Así mismo, existirían también una serie de factores de orden cognitivo, los cuales incrementarían el nivel de autoconciencia en el paciente.

Cabe destacar que, según la teoría de la autofocalización, la autoconciencia a gran nivel, la cual llevaría a un aumento de la disforia en el sujeto, sería la causa primaria de este trastorno. Esta autoconciencia surgiría a causa del esfuerzo cognitivo ejercido al momento de hacer frente a circunstancias de gran estrés.

“La autoconciencia te da la capacidad de aprender tanto de tus errores como de tus éxitos”.

-Anónimo-

Si bien lo desarrollado en los párrafos anteriores explica a gran escala lo que expone la teoría de la autofocalización de Lewinsohn, pasaremos a continuación a explicar en detalle cada parte de lo ya expuesto.

La depresión como una cadena de sucesos

Según la teoría de la autofocalización de Lewinsohn, la depresión surge (y se mantiene) debido a una serie de sucesos, los cuales surgen uno a uno y son capaces de dar origen al siguiente. Siguiendo con lo expuesto por esta teoría, el primer suceso sería un estímulo que genere gran estrés en la vida del paciente (conocido como el estímulo desencadenante).

Este estímulo desencadenante generaría un desequilibrio en el estado de ánimo del paciente, llevando así a alterar los hábitos comportamentales. A consecuencia de esto, surgiría un nuevo acontecimiento estresante. Al aumentar las experiencias de emociones negativas, el sujeto generaría más sucesos negativos. Podríamos percibir este hecho como una enorme bola de nieve.

A su vez, cuando los acontecimientos negativos se van acumulando en la vida del sujeto, surgirá el autoconocimiento en gran escala, comenzando por un primer sentido de la autocrítica. Esta percepción de la realidad sería la que daría origen al estado de disforia en el sujeto, para seguir así alimentando los síntomas depresivos.

Las cusas de la depresión: factores de vulnerabilidad

El autor de la teoría de la autofocalización también nos habla de que existen ciertos factores de vulnerabilidad los cuales generarían que ciertas personas tengan más predisposición que otras, a la hora de padecer depresión. Dichos factores son los siguientes:

  • Ser mujer.
  • Disponer de pocas habilidades de afrontamiento.
  • Una baja autoestima.
  • Contar con una historia previa de episodios depresivos.
  • Edad de entre 20 y 40 años.
  • Disponer de un bajo umbral de activación para esquemas despresógenos.
  • Tener hijos menores de 7 años.
  • Ser propenso a la autoconciencia.
  • Una alta sensibilidad a los sucesos aversivos.
  • La pobreza.
  • Ser dependiente a nivel emocional.

“La autoestima es tan importante para nuestro bienestar como las piernas para una mesa. Es esencial para la salud física y mental, y para la felicidad”.

-Louise Hart-

Además de hablarnos de factores de vulnerabilidad, Lewinsohn también nos habla de factores de protección, mediante los cuales podríamos hacerle frente al trastorno depresivo. Dichos factores son:

  • Disponer de una persona cercana en la que poder confiar.
  • Tener una elevada autopercepción de competencia social (es decir, sentirse competente a nivel social).
  • Vivir en una frecuencia positiva.

Conclusión

Existen muchas teorías que buscan darle una explicación real al origen de la depresión. La teoría cognitivo-conductual de la autofocalización es una de las más tenidas en cuenta pro profesionales psicoterapéuticos de distintas partes del mundo. Aun así, cabe destacar que cada caso de depresión debe de ser atendido y comprendido en su propio contexto.

Dalai Lama: tres lecciones para ser un buen empresario

El Dalai Lama es conocido mundialmente como una de las figurar religiosas más importantes de todos los tiempos. Este líder espiritual del budismo tibetano ha cautivado a todos con sus consejos y enseñanzas. Hoy te hablaremos de las lecciones que nos deja este referente personaje, para conseguir ser un buen empresario y emprendedor.

Cómo ser un buen empresario, según el Dalai Lama

Con tan solo 13 años, este monje fue elegido para ser la máxima autoridad religiosa del Tibet. Desde ese momento, se dedicó a dar charlas y a compartir sus conocimientos con personas de distintas partes del mundo. Este sabio personaje de nuestra historia comprendía hasta los misterios más ocultos de nuestra naturaleza como seres humanos.

En lo que respecta a negocios y emprendimientos, el Dalai Lama también nos ha dejado sus consejos. A continuación te mostramos las tres lecciones para ser un buen empresario, según el Dalai Lama.

La importancia de la motivación

La mayoría de las personas que quieren comenzar a emprender se enfrentan con un obstáculo muy poderoso: el miedo. El miedo puede llegar a paralizarnos por completo, incluso hasta llegar al punto de no poder comenzar a emprender. Así mismo, las personas que comienzan un emprendimiento, con temor, no son capaces de entregar lo mejor de sí mismas, por el mismo temor al fracaso.

Una de las mejores lecciones para ser un buen empresario, según lo dice el Dalai Lama, es la capacidad de combatir el miedo con la motivación. Para evitar que el temor y la ansiedad nos ataquen, debemos marcar metas claras en nuestro camino. Tener objetivos, a corto y largo plazo, nos ayudará a mantenernos enfocados en nuestras tareas, y no en el temor al fracaso.

En su libro The Art of Happiness, el Dalai Lama nos recomienda enfocar nuestra atención en los beneficios que nos traerá nuestro emprendimiento, para mantenernos así alejados del temor al fracaso. Enfocarnos siempre en lo positivo, será una de las principales claves a la hora de sobreponernos a cualquier dificultad en nuestros negocios, y en la vida misma.

Todo está en tu mente

No importa lo mucho que te esfuerces en tu negocio, o lo muy bueno que seas en tu trabajo. Tarde o temprano, los conflictos y las dificultades se harán presentes ante ti. Es justo en este punto en donde entra en vigencia la segunda lección del Dalai Lama, para ser buenos empresarios.

“Ante algo que no podamos resolver, es necesario cambiar nuestra mentalidad”.

-Dalai Lama-

Como ya lo decía la filosofía estoica, lo que importa no es lo que sucede, sino la manera en la que interpretamos lo que sucede. Los pensamientos que alimentemos serán los que nos dominen. Y si bien es cierto que esto aplica para cualquier ámbito, resulta ser particularmente trascendental en el ámbito de los negocios.

Por ejemplo, si luego de fracasar en una estrategia de publicidad en nuestro negocio hemos decidido enfadarnos y frustrarnos con todo el mundo, hasta el punto de tirar la toalla, es probable que esta reacción no genere buenos resultados para nuestra compañía.

Si por el contrario hemos decidido tomar el fracaso como una experiencia de aprendizaje, para evaluar los errores cometidos y no volver a repetirlos, probablemente obtengamos mejores resultados en nuestra próxima campaña. El modo en el que percibamos nuestra realidad lo determina todo.

La realidad sobre el cambio

La última lección del Dalai Lama, para ser un buen empresario, se enfoca en el hecho de cómo percibimos el cambio. La mayoría de las personas suelen temer al cambio incluso hasta el punto de no querer salir de su zona de confort durante mucho tiempo.

Debemos de comprender que, en la vida, todo cambia. Las experiencias buenas y malas siempre terminan por acabarse, y es justamente en el cambio en donde se esconden los más maravillosos secretos del Universo.

No temas comenzar una nueva estrategia de negocio, o integrarte a un nuevo equipo de trabajo. Aunque al principio pueda parecer algo imposible de hacer, te aseguramos que poco a poco todo se irá acomodando a tu favor. Tan solo debes de confiar en la sabiduría del universo que te rodea.

El Dalai Lama es considerado como un personaje sabio y culto. Es quizás por este motivo que millones de empresarios y famosos procedentes de distintas partes del mundo siguen sus consejos. Ahora tú también puedes aplicar las lecciones de este personaje tan trascendental, para mejorar así tu negocio y vida laboral.

12 hábitos para cuidar el cerebro y prevenir la demencia

Existen una serie de prácticas diarias que pueden contribuir de manera muy positiva a la hora de prevenir  la demencia y otras enfermedades neurológicas. Hoy te contaremos cuales son los 12 mejores hábitos para cuidar el cerebro. Si aplicas estos consejos a diario, comenzarás a notar cambios extraordinarios en tus funciones neurológicas.

Hábitos para prevenir la demencia y otros padecimientos similares

Las personas somos muy afortunadas por el hecho de disponer de la capacidad de pensar y razonar. Así lo señala el neurocientífico David Eagleman en su obra La vida secreta del cerebro. Según este autor, las personas no somos conscientes del gran poder que se esconde detrás de nuestro sistema neurológico. Si reconociéramos este gran don, no dejaríamos que pasara ni un solo día sin cultivar nuestra salud cerebral.

Lo más fascinante de todo, es que el cerebro no contiene solo o que somos, sino que también contempla todo lo que podemos llegar a ser en un futuro. Una de las características más importantes de este órgano es justamente la plasticidad. Mediante esta propiedad podemos llegar a modificar procesos, hábitos y costumbres de nuestra vida, para así conseguir generar cambios radicales.

A continuación te hablamos de 12 hábitos que te ayudarán a cuidar a tu cerebro, y a prevenir la demencia y otros padecimientos neurológicos de gran relevancia.

Controla tu presión arterial

La hipertensión es uno de los peores enemigos del cerebro. Esta enfermedad será capaz de alterar el flujo sanguíneo del organismo, impidiendo así que los nutrientes puedan llegar al cerebro. Si quieres mantener a tu cerebro en las mejores condiciones, intenta comer tus comidas con menos sal, realiza más ejercicio física, y cuídate del estrés laboral.

Olvídate del cigarrillo

Ya todos sabemos que el cigarrillo es perjudicial para nuestros pulmones. Ahora bien, lo que la mayoría de las personas no saben, es el gran daño que el humo del cigarro causa a nuestro cerebro. Intenta mantenerte lo más alejado posible de esta sustancia.

Elimina el alcohol de tu vida para prevenir la demencia

El consumo excesivo de alcohol puede llegar a generar que nuestro cerebro tenga complicaciones a la hora de generar nuevas neuronas. Si quieres prevenir la demencia y otros tipos de padecimientos neurológicos, intenta alejar el alcohol de tu vida.

El problema de las ciudades con contaminación

Vivir en un sitio libre de contaminación ambiental, será un factor clave a la hora de mantener a nuestro cerebro en las mejores condiciones. Si puedes alejarte de la ciudad, al menos en vacaciones, no dudes en hacerlo.

El rol de la reserva cognitiva

Cuando entrenas tu cuerpo, no olvides que también deberás de entrenar tu cerebro. Resolver crucigramas, encrucijadas, problemas lógicos y demás ejercicios de este tipo, será crucial a la hora de mantener a tu cerebro funcionando en buen estado. Existen muchos juegos de estrategia diseñados exclusivamente para optimizar las capacidades mentales.

Cuida tu alimentación

¿Sabías que la obesidad prolongada puede llegar a generar demencia? Si quieres prevenir trastornos neurológicos, intenta cuidar tu alimentación. Apuesta siempre por productos frescos, y libres de grasas y carbohidratos.

¡Cuidado con los trastornos emocionales!

Los trastornos emocionales también pueden llegar a generar graves secuelas en nuestro sistema neurológico. Padecimientos como la ansiedad, el estrés y la depresión, suelen deteriorar progresivamente a nuestro cerebro. Intenta tener una vida tranquila y feliz.

¡Cuidado con las caídas, golpes y accidentes!

Los traumatismos craneoencefálicos pueden llegar a provocar daños irreparables en nuestro cerebro. Si has sufrido de algún tipo de golpe o caída, asiste al médico de inmediato. Recuerda que este tipo de lesiones pueden llegar a generar graves consecuencias a futuro.

Atiende la pérdida de la audición

Estudios recientes han demostrado que la pérdida de la audición suele relacionarse directamente con padecimientos emocionales como la depresión. Si alguno de estos padecimientos se ha hecho presente en tu vida, debes de atenderlos de inmediato, ya que ambos pueden llegar a generar graves consecuencias para tu salud mental.

Controla la diabetes

La diabetes es una enfermedad que eleva el riesgo de demencia vascular. Todas las personas podemos prevenir la diabetes en nuestra vida, siempre y cuando sigamos algunas pautas saludables, como lo son por ejemplo el hecho de ingerir menos azúcar o de realizar ejercicio físico de manera frecuente.

Practica actividad física para prevenir la demencia

Si quieres prevenir la demencia y otros padecimientos neurológicos de mayor gravedad, te aseguramos que el ejercicio físico será uno de tus mejores aliados. Oxigena tu cuerpo y tu cerebro, para que así cualquier tipo de enfermedad se mantenga alejada de tu organismo.

La importancia de tener vida social

La vida social también desempeña un rol fundamental a la hora de cuidar nuestro cerebro. Compartir momentos y experiencias, con tus amigos y seres queridos, será una de las mejores maneras de cuidar a tu salud en general.

Si comienzas a aplicar estos 12 hábitos para cuidar tu cerebro y prevenir la demencia, te aseguramos que poco a poco comenzarás a notar resultados impactantes en tu salud. Recuerda que estos hábitos deben de ser implementados en el día a día, y no solo una vez a la semana.